Como actúa el gas radón en una casa pasiva

¿Qué es el gas radón?

Para saber lo que es el radón y las consecuencias en el hogar, primero sepamos algo de él:

El radón es el elemento químico 86 de la tabla periódica, del grupo de los gases nobles, incoloro, inodoro, insípido y radioactivo. Con esto podemos observar su peligrosidad, pues no podemos detectarlo pero sufrimos las consecuencias de su exposición

El radón es un gas que emana del suelo, emitiendo principalmente partículas alfa. La radiación alfa es relativamente poco peligrosa fuera del cuerpo porque la epidermis nos protege de ella. El principal problema viene cuando se inhala: las partículas radioactivas se adhieren al tejido pulmonar, donde pueden emitir radiación alfa a las células broncopulmonares, llegando a producir cáncer en exposiciones prolongadas. Se estima que entre un 20% de los canceres del pulmón son debidos a la exposición incontrolada del radón en cantidades elevadas

Radón en las casas pasivas

Las fuentes de radón en domicilios son principalmente por el suelo sobre el que se asienta el edificio. El radón puede penetrar en el edificio por todas las aberturas, por mínimas que sean: desde pequeñas fisuras y orificios tales como los poros de bloques de cemento.

esquema radon casa

El último informe de la OMS expone que a partir de 100 Bq/m³, una exposición prolongada al radón puede tener un efecto nocivo para la salud. La Organización Mundial de la Salud recomienda utilizar este nivel como referencia de base.

Hay zonas geográficas en las que, debido a su geología, es más probable encontrar edificios con niveles elevados de radón. El Consejo de Seguridad Nuclear clasifica todo el territorio nacional e identifica aquellas zonas en los que los edificios presentan concentraciones superiores a 300 Bq/m3 y se observa que el 10% supera este nivel.

gas radon geografia españa

Al aire libre, el radón se diluye rápidamente hasta alcanzar concentraciones muy bajas y no suele ser peligroso. Su concentración media en el aire libre varía de 5 Bq/m3 a 15 Bq/m3, pero en los espacios cerrados es más elevada, sobre todo en los lugares poco ventilados

Para cumplir con la exigencia de limitar la presencia del gas radón en las edificaciones se propone la modificación del Código Técnico de la Edificación (CTE) incluyendo una nueva exigencia básica de salubridad, la DB-H6 de protección frente al radón.

Medidas preventivas

Sistemas de barrera

Para evitar el radón procedente del subsuelo, en el proceso de construcción se puede instalar unas “barrera” previa a la capa de hormigón: se trata de instalar una capa de áridos de un espesor mínimo de 10 cm sobre el sustrato de tierra. En ella se coloca una membrana geotextil y a continuación una membrana de polietileno de 0,4 mm como mínimo anti-Radón.

lamina antiradon

Medidas mitigadoras: Evacuación del radón

Ventilación natural

Con una ventilación muy grande, las atmósferas interior y exterior son prácticamente indistinguibles. Lo que quiere decir que una ventilación superior a la normal hará disminuir a la concentración del radón interior. La aireación natural se da en el recinto por el paso del aire a través de las aperturas (ventanas, puertas,…), por la acción del viento y por la diferencia de temperatura y presión existente entre el aire interior y exterior. Sin duda es el método más barato pero su rendimiento varía con las condiciones climáticas: es menos aplicable en los meses fríos del año, debido las molestias y los gastos de calefacción que implica.

Para implementar esta solución, apuntamos expresamente a la conveniencia que a efectos de ventilación nos aporta el sistema de forjado sanitario o tipo "caviti". La ejecución de una cámara ventilada, nos permiten una uniforme ventilación bidireccional y un perfecto aislamiento, se presenta como la opción idónea para evitar que el gas se Introduzca en el interior de la vivienda

Sistemas de Ventilación mecánica

Este método utiliza ventiladores que permiten mantener un flujo constante independientemente de las condiciones atmosféricas. En las casas bien aisladas y selladas, una ventilación mecánica es más eficaz que la aireación natural. Presentan como inconvenientes el consumo energético, molestias acústicas y riesgo de congelación.

Destacamos la ventilación mecánica de doble flujo con recuperación de calor: Un intercambiador de calor precalienta el aire frío y limpio del exterior antes de que sea inyectado en las habitaciones. Para ello, utiliza el calor del aire cargado de radón, que es evacuado hacia el exterior por un extractor, permitiendo recuperar entre el 50 % y el 80 % del calor.

También es posible instalar un sistema de aspiración bajo el forjado donde el aire cargado de radón es evacuado fuera del edificio.

ventilacion camara antiradon

Desde bioclimateh esperamos haber respondido a sus dudas y deseamos que el diseño de su casa pasiva sea lo más eficiente posible, cumpla con todas las medidas de seguridad y que sea una casa bioclimática en toda su expresión

Sin comentarios

Añadir un comentario